Raquel Chan y la semilla resistente

Raquel Chan y la semilla resistente
mayo 10, 2018 lunesbypae

Raquel Chan y la semilla resistente

Por lÜnes by PAE

La falta de alimento es uno de los principales problemas que afectan a la sociedad humana en diferentes partes del mundo. Y no sólo se trata de una mala distribución, sino que también el cambio climático está provocando severas y muy continuas sequías que afectan de manera extrema a los agricultores de diferentes productos alimenticios.

 

Alrededor del mundo y durante muchos años, la misión de la biotecnología agrícola había sido la de encontrar una manera de crear semillas que pudieran resistir las sequías, pero los esfuerzos fueron inútiles hasta que Raquel Chan, bióloga argentina y líder de un grupo de científicos en su país natal, descubrió y aisló el gen HAHB-4.2. Éste fue obtenido del girasol y además de ser resistente a las sequías también demostró gran fuerza ante la alta salinidad del suelo.

 

El descubrimiento, el cual sucedió en 2012 y su posterior puesta en práctica fue en 2015, supone un avance tecnológico capaz de aumentar la productividad agrícola en un 20%, lo que aligera el peso de las presiones internacionales ante la falta de cultivos provocados por los cambios climáticos que no parecen ceder. La semilla resistente es sin duda una aportación, producto del trabajo de una mujer latinoamericana, que ha dejado una importante huella para el futuro de la biotecnología y la agricultura.

Por otro lado, y desde su descubrimiento, la semilla resistente captó la atención de las organizaciones ambientalistas ante el temor del mal uso de la tecnología. En Argentina, Greenpeace expresó que la semilla pudiera provocar deforestación en pro de la agricultura al contar con la capacidad de resistir zonas secas. Sin embargo, Raquel Chan comentó que sería responsabilidad del gobierno delimitar las zonas de cultivo para así evitar la deforestación y asegurar que la tecnología se utilice en los lugares en donde ya se produce soya u otros cultivos similares.

 

Esta diferencia de opiniones da lugar al debate sobre los transgénicos en el que, sin duda, aún se tiene mucho por resolver. La biotecnología se vuelve necesaria para asegurar la adecuada producción de alimento pero al mismo tiempo se deben crear protocolos adecuados para garantizar el correcto uso de tecnologías como ésta. ¿Será que podamos encontrar un verdadero equilibrio entre la naturaleza y el uso de la tecnología para el bien de la humanidad y el planeta?

Independientemente de este debate, el trabajo de Raquel Chan ha pasado a la historia como uno de los descubrimientos más importantes del siglo XXI; que nos acerca un poco más a un futuro en el que no exista la falta de alimentos. Al mismo tiempo, su trabajo nos inspira a tener un mejor cuidado del planeta y así asegurar nuestra sobrevivencia.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*