¿Cómo gestionar tus emociones en el trabajo?

¿Cómo gestionar tus emociones en el trabajo?
noviembre 8, 2018 lunesbypae

¿Cómo gestionar tus emociones en el trabajo?

Por lÜnes by PAE

Si bien los espacios de trabajo se han relajado considerablemente en los últimos 10 años, no podemos dejar de pensarlos como lugares en los que debemos aplicar al máximo nuestra madurez e inteligencia emocional. Hay que aprender a identificar cuando nos estamos dejando llevar por nuestras emociones y perdemos el rumbo hacia lo que realmente es importante: un trabajo bien hecho que nos llena de satisfacción profesional y que cumple con las necesidades de nuestra empresa y colaboradores.

 

Una buena parte de aplicar la inteligencia emocional en el trabajo tiene que ver con dos asuntos importantes, el primero es que aprendamos a reconocer las intenciones, motivaciones y deseos de los que nos rodean. En otras palabras, la empatía es siempre una herramienta indispensable en el trabajo; a esto se suma la capacidad de ubicar aquello que sí pertenece a este espacio y aquello que simplemente debe dejarse afuera, ya que no tiene utilidad alguna para nuestro desarrollo profesional.

Lo segundo es algo más interno, y se relaciona con la habilidad de comprendernos a nosotros mismos, apreciar lo que sentimos en todo momento y entender nuestros temores y motivaciones. Sin tener claros estos elementos básicos de la inteligencia emocional será muy difícil que nos desarrollemos adecuadamente en cualquier espacio de trabajo, sea relajado o estricto; esta negligencia intrapersonal se puede comparar con una tarea que no tiene objetivos claros o que surge de manera impulsiva y sin un camino eficiente.

 

Para desarrollar la inteligencia emocional y enfocarla a tu espacio de trabajo, puedes hacerte las siguientes preguntas:

¿Por qué estoy en este trabajo y no en otro?

¿Qué siento cuando algo sale mal?

¿Qué me motiva a continuar?

¿Alguna vez he enfocado emociones negativas hacia algún compañero?

Una vez que respondas estas preguntas, puedes comenzar a identificar aquellas emociones que realmente te ayudarán en el trabajo y aquellas que más bien te estorban. Ser responsables y sinceros con nuestras emociones es muy importante en todos los aspectos de nuestras vidas, pero al llegar al espacio laboral esto se vuelve vital, ya que no podemos poner en riesgo nuestro bienestar económico por mal entendidos emocionales o arrebatos que simplemente no caben en el ámbito profesional.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*