Luz y calor

Luz y calor
septiembre 3, 2019 lunesbypae

¡Luz y calor!

Por lÜnes by PAE

El fuego, fuente de luz y calor, es conocido como uno de los primeros descubrimientos de la humanidad. En la prehistoria lo utilizaban de diferentes maneras, pero una de las más importantes, era tener visibilidad de su entorno en la noches frías y oscuras. Aunque el sol se hubiera metido y la oscuridad de la noche los rodeara por todas partes, ellos tenían una manera de protegerse de los animales y mantenerse en calor.  

Cuando los hombres primitivos descubrieron este elemento que la naturaleza les proporcionaba, facilitaron el inicio de nuestra civilización. Más adelante, las velas, además de ser muy románticas, permitieron que por muchos años las personas tuvieran luz aunque el sol ya no estuviera en el cielo. Sabemos que los seres humanos somos criaturas en constante movimiento y crecimiento. Gracias a esto, han existido muchos inventos que nos han cambiado el modo de vivir y ver las cosas.

Corría el año 1879 cuando un americano logró iluminar una bombilla incandescente con electricidad. Le agradecemos a Thomas Alva Edison el no seguir necesitando un candelero para buscar algo en la oscuridad. Este hombre fue el pionero de muchos otros experimentos que transformaron al mundo. 
Antes utilizaban antorchas con fuego, luego electricidad dentro de una bombilla, ahora luz de distintas intensidades y tonalidades. Las luces led que, además de ser focos ahorradores, gracias a sus características pueden servir para iluminar cualquier superficie, con la tonalidad o intensidad deseada. Es impresionante todo lo que se puede hacer con la electricidad y los diferentes tipos de iluminaciones que se obtienen. Como se suele decir: “quien no innova, muere.

La electricidad es una gran necesidad, pues nos proporciona luz y energía. Al ser utilizada por todas las personas, durante todo el día, genera mucha contaminación. Algo que se ha inventado para disminuir el impacto que tanto consumo de electricidad produce, es la energía sustentable. A diferencia de la tradicional, se obtiene de fuentes naturales, como son: el sol, aire, lluvia, etc. Utilizar este tipo de luz nos permite seguir realizando nuestras tareas a cualquier hora del día, con un menor impacto al medio ambiente. 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*